martes, 2 de noviembre de 2010

Ganar porque toca

Excelente el artículo de ayer de Iñigo Sáenz de Ugarte, que nos descubre que la única parte de "hacer lo que hizo Cameron en Reino Unido" que Rajoy parece comprender es la de "derrotar en las elecciones a un líder socialdemócrata impopular y discutido sin necesidad de abrir la boca".

Muy buen ejemplo, Mariano. Para empezar, porque aun siendo Gordon Brown muchísimo menos popular que Zapatero, aun con las encuestas dándole como virtual triunfador desde dos años antes, aun en una situación de crisis económica galopante, tanto o más que aquí, el hombre va y no consigue sacar mayoría absoluta ¡en Gran Bretaña! Les recuerdo: Barbas Man aquí solo podrá gobernar si entre el PP y Rosita la Pastelera sacan más de 176 votos: el bigotismo se ha parapetado de forma tan evidente en su centralismo neojacobino que han conseguido pelearse incluso con los nacionalismos más adaptativos de España: el navarro y el canario.

Lo triste de todo ésto es que la desmovilización de la izquierda española - al fin y al cabo, el objetivo mayor del bigotismo - es tan grande y pervasiva que, a través de la demostrada técnica de la inacción, el PP pretende ganar porque toca, ganar porque sí, y hay mucha gente dispuesta a dejarles hacer. No me cuenten entre ellos.

Seguiremos informando.