lunes, 29 de junio de 2009

Cascotes (X)

- Por fin terminó la Copa Confederaciones, con las siguientes conclusiones: Brasil hace de Italia y gana (inmerecidamente), Italia hace de Italia y pierde (merecidamente), Estados Unidos define para las generaciones futuras la expresión "voluntariosos cuñaos" y Egipto sigue sin tener suerte en las competiciones de alto nivel.

¿Y España? Ah, España. Intenté escuchar el Carrusel Deportivo durante el Brasil-Italia de las eliminatorias y tuve que apagar a los cinco minutos: jamás he visto a hombres adultos masturbarse verbalmente con tanto entusiasmo. La derrota contra los yankis enseña varias cosas: no se ganan partidos sólo con la leyenda, los rivales se nos van a echar encima con entusiasmo, y , Vicente, un consejo: el hecho de que tengas que seguir el principio que nos hizo ganar la Eurocopa no significa que tengas que poner a los mismos jugadores que en la Eurocopa. A Sergio Ramos, por ejemplo, le vendría bien un poco de banquillo, más que nada porque juega cargando con su ego como si fuese una mochila.

- Una breve línea sobre Michael Jackson. Quería ser como Elvis, fue como Elvis y acabó como Elvis. Y no pienso decir nada más sobre el tema.

Seguiremos informando.

1 comentario:

viva la vida (coldplay) dijo...

sabemos todos como funciona el periodismo deportivo,intentaran hacer leña del arbol caido,¿por que?porque en estos meses de verano no sabran como rellenar sus periodos y sus noticiarios y buscan el poder seguir vendiendo sus ejemplares y crear mas polemica.
con respecto a españa,este resultado no es tan malo,llegaremos al mundial con los ojs abiertos.