jueves, 21 de agosto de 2008

Polonia también quiere fiesta

Antes de nada, pedir perdón a quienes les parezca que el artículo de ayer fue excesivamente morboso o punki. Mi reacción habitual ante las malas noticias es la de seguir adelante sin perder tiempo en lamentarme, pero a lo mejor esa reacción resulta insensible para determinadas personas. En todo caso, si acaso hay alguno de mis lectores que haya perdido a alguien querido en el accidente, que sepa que cuenta con todo el sincero afecto y pobre apoyo que yo sea capaz de darle.

Vamos a lo nuestro: en el campeonato de Llevarnos Mal con los Rusos, si los georgianos son un equipo mediano de 2ª, los polacos son equipo de primera y varias veces campeón. Indiferentemente del color ideológico del gobierno en Varsovia, una convicción pervade la sociedad polaca: si vuelve a caer un Telón de Acero, ésta vez no nos vamos a quedar del lado ruso.

Todas las acciones del gobierno polaco desde 1989 han ido en esa dirección: ingreso en la OTAN, en la UE, embarcarse entusiásticamente en cualquier iniciativa militar de los Estados Unidos (Irak incluido) y, en suma, hacer lo que haga falta para que Estados Unidos te considere tu amiguito. Y, en gran medida, lo consiguió.

El problema es que esos entusiasmos anti-rusos no han caído precisamente bien en una Unión Europea que, de forma inteligente pero decididamente cobarde, ha decidido convertir a Rusia en un socio comercial preferente, capaz de vender petróleo y comprar coches, a cambio de hacer ojos y oídos sordos a cualquier iniciativa de Vladimir Vladimirovich en apoyo a la "democracia estilo ruso". Una pelotera estúpida acerca de las exportaciones de carne, defendida exclusivamente por los ínclitos Pili y Mili, mantuvo bloqueado durante meses un acuerdo comercial con Rusia que el resto de países exportadores (con Alemania a la cabeza) estaba loco por aprobar.

Y si lo de las exportaciones de carne cabreó al Kremlin, ¿qué decir de la instalación de misiles tácticos tierra-aire (llamarlo escudo anti-misiles es propaganda bastante engañosa) en Polonia, misiles que no pueden servir para otra cosa que para defenderse de los rusos? (si Irán fuese a lanzar un misil en dirección a Europa, ¿por qué Varsovia?) Aunque no es tan tremendamente estúpido como lo de Georgia (al fin y al cabo, Rusia no puede pegar collejas en un país que no es todo lo fronterizo que desearía) es seguir metiéndole el dedo en la nariz a una Rusia que, como ya tenemos más que visto, no está para broma alguna.

Pero eso en Varsovia da igual: da igual si nos manda a todos a la mierda en el camino; lo suyo, Polonia, ya lo ha conseguido.

Seguiremos informando.

3 comentarios:

malvadoyrarito dijo...

Polonia está jugando fuerte, pero a la administración bush se le está llendo del todo.

Rusia de primeras ha roto relaciones de colaboración con la OTAN. Justo ahora que Afganistán se está poniendo chunga de pelotas,y ahí rusia es más importante de lo que nos cuentan.

Los polacos tienen un problema si el tema se pone chungo, que no es berlín, no es como atacar berlín en la guerra fría, es polonia. Que además tiene frontera con rusia con kaliningrado y de facto con rusia por bielorrusia, que es un estado títere, de hecho hay allí tropas de los rusos a cascoporro. Los rusos ya han dejado entre ver que podrían atacar esa base de misiles, y entraría dentro del ataque preventivo tan precognizado por la OTAN en los últimos años. Y además, Polonia no ha entrado en la UE en el mejor momento, y aquí no se termina de ver con buenos ojos ese proamericanismo que tienen y que tuviesen prisiones secretas de la cía.

La Guerra Fría lleva años volviendo poco a poco (rusia ha recuperado los vuelos estratégicos y todo eso). Y parece que ahora se está volviendo palpable.

Por cierto, la UE todo el petroleo por oleoductos nos entra desde rusia y desde georgia. La pueden liar gorda.

CardinalXiminez dijo...

La administración Bush no ha visto el capítulo de "Barrio Sésamo de la Política Internacional" donde se explica la diferencia entre "táctico" y "estratégico".

Tácticamente, es una victoria para los Estados Unidos; el Telón de Acero, si vuelve a caer, queda unos seiscientos kilómetros más cerca de Moscú. Estratégicamente, es una estupidez, porque aumenta las posibilidades de que vuelva a caer un Telón de Acero, cosa que, para el bien de la humanidad, se tendría que evitar. Cuántos menos potencias nucleares se cabreen las unas con las otras, mejor.

En todo caso, es comprensible: la OTAN existe por y para una confrontación con Rusia; está en su genoma. Ahora nos damos cuenta de que mantener la OTAN tras la caída del muro era un contrasentido; quizás ya sea demasiado tarde.

Pero Rusia no es estúpida; como bien dices, antes que atacar con misiles a los polacos preferirá dejarles que se hielen.

Lunatrix dijo...

Thiago: leyendo una cosita de geopolitica me he encontrado con este comentario sobre la interaccion entre altos funcionarios polacos y consultores para el desarrollo de Polonia (sobre todo de la UE y EEUU) que creo que le va que ni pintado a esta entrada. Ahi va, espero que te guste:

'I had recorded what I later would call the Poler's "ritual of listening to foreigners", in which the naive but self-assured Westerner would encounter the shrewd Pole, who deftly charmed his guest while revealing nothing of what he truly thought.... Many Poles had mastered the sophisticated art of impressing Westerners while manouvering to get what they wanted.'