miércoles, 5 de diciembre de 2007

Hoy Sinterklaas trae regalitos

Hoy es día 5 de diciembre, por lo que pasan dos cosas: en primer lugar es día de cobro para aquí su corresponsal (como todos los días 5), y en segundo lugar es el día de San Nicolás.

Como casi todo el mundo sabe (porque me he dedicado a pregonarlo por ahí con insufrible pertinacia) en los Países Bajos el día de San Nicolás es el equivalente al día de Reyes aquí: o sea, es el día tradicional de regalarle cosas a los niños.

Y al igual que aquí, se está intentando empujar a Santa Claus y los regalos de Navidad como segundo día de regalar cosas.

Pero hoy no será un día de muchos regalos, me temo. Tengo que ir a la secretaría de la facultad y sacarme el título (127 euros del ala) y comprar los libros de la oposición (250 euros), con lo que literalmente me quedo como estaba. O puedo esperar al mes que viene y comprarme los libros luego cuando cobre dinero de verdad, en enero. O incluso esperar, a ver si tengo paga extra de Navidad, y ahí ya comprar los libros.

Todo está por ver. Pero creo que necesito aunque sea un poco de consumismo. Estoy un poco pluf.

Seguiremos informando.

3 comentarios:

la reina del hielo dijo...

yo lanzaría al aire en casa que te encantaría que te regalasen los libros de la oposición. Feliz fiesta pagana!

L. dijo...

Pero hombre como que estas pluf!?!? Si tienes un regalo requetebueno que llegara a Madrid prontito, prontito! Esto de estar a dos velas es una putada (que se lo digan a mis padres, que todavia sufren llamadas tipo: "tengo que ir al dentista y no tengo un duro...") pero todo pasara. Espero : )

Mademoiselle Fifí dijo...

En Alemania, donde sabe vuesa merced que habité un tiempo, el día de San Nicolás es una acontecimiento de envergadura.
La tradición, llevada a cabo sobre todo en ciudades universitarias, es ir a ver una película antigua, todos los años la misma, que trata de las peripecias de unos alumnos (que en la realidad tienen 40 años, como en "Al salir de clase") y su estricto profesor.
Todo el mundo entra a la sala repleto de cerveza y lo más importante:unas bengalas y unas probetas con licor. En los momentoa adecuados de la proyección, se procede a encender las bengalas y a beber del tubito. Esto corresponde con escenas de la película en la que se hace lo mismo.
No sé el título de la pelicula... una iba muy perjudicada como para recordar un par de frases con demadiadas consonantes.
Ósculos germanizados a todos.