lunes, 31 de diciembre de 2007

Nochevieja

Ayer, en uno de éstos arrebatos zombis que le dan a uno un domingo a mediodía (falta de cosas que hacer) me dediqué a recorrer los canales internacionales del Digital +, donde uno encuentra maravillas como la televisión cubana, tunecina o coreana. Entre las habituales maravillas está la RAI, emisora italiana que, conforme a la cultura del país transalpino, tiene entre sus cualidades el tener cientos de programas en directo donde siempre (siempre) hay una mujer escasamente vestida.

Pero cuál sería mi sorpresa al encontrarme en la RAI un "collegamento diretto da Madrid" y al Borja Mari de turno expresar en un italiano ligeramente mejor que el de Aznar (lo cuál no es muy difícil) porqué tanta gente (quicir) había ido al Total Papa Show de la plaza de Colón. Bromas aparte, puede resultar tremendamente perjudicial para la Iglesia católica el identificarse de forma tan evidente con los intereses del bigotismo. No es que me importe mucho la pervivencia de la Iglesia católica (ya iba siendo hora) pero lo de echar todos los huevos (con perdón) en la misma cesta nunca ha sido una estrategia habitual del clero. Quizás lo haga porque esté convencida de que el PSOE está tan acobardado de perder el voto católico (¿hasta cuándo existirá esa falacia?) que sabe que haga lo que haga, encontrará un Bono o un Vázquez dispuestos a lamerle los anillos. En fin.

Y, sí, amigos, es la hora de hacer recuento y ver qué tal ha ido el año que hoy termina. 2007 se ha portado bastante bien con éste su corresponsal. Ha sido el año en el que he terminado la carrera (ya era hora), he conocido a mucha gente, mucha gente ha pasado de ser conocida a ser amiga, me he reconciliado con cosas y con personas y me he aventurado a hacer cosas que nunca había hecho. ¿Y 2008? Pues para empezar, va a ser el año en el que me voy a hacer un gafapasta (previa consulta con el oculista, a ver si me quedan bien), voy a empezar en serio con la academia para convertirme en el burócrata que siempre he querido ser, voy a leer más, voy a ver más películas y voy a esforzarme por seguir siendo el friki que ustedes tanto aman y aprecian. Y si no me aman ni me aprecian, ustedes se lo pierden (de verdad: que yo sepa, nadie se ha arrepentido de ser mi amigo)

Pues aquí queda eso: 2007, para Ruina Imponente, ha terminado. Que pasen una muy agradable noche.

En 2008, seguiremos informando.

3 comentarios:

L. dijo...

Futuro gafapasta, una que ya tiene gafas gorditas, gorditas va pa'Madrid con resina pastosa en la maleta para que tenga usted un buen comienzo del 2008. Pendientes estamos de su horario. Hasta pronto y feliz 2008!

Pedro l. Corpa Hervás dijo...

¿Y la edicion impresa para 2008, o para 2009?
De veras. Habría que ponerse.
Feliz todo.
Seguiremos informándonos.

la reina del hielo dijo...

felices hostias, la nueva felicitación latveria. Gafapasta noooo!