miércoles, 20 de octubre de 2010

Un gobierno para jugar

Los cambios en el Gobierno presentados hoy tienen, a mi entender, un objetivo definido: dar juego en las elecciones de 2012. Eso deja claro que Zapatero no se rinde y no da las elecciones del 2012 por perdidas, aunque el mejor de los casos, tal y como están las cosas, sería que la suma de los diputados del PP y UPyDance no llegase a 176. El gobierno que surge hoy está específicamente diseñado para que eso ocurra: es un gobierno de campaña.

Y como gobierno de campaña que es, suelta lastre: los ministerios de Vivienda e Igualdad, sobre los cuáles ya reclamé en su día, desaparecen subsumidos en Fomento y Sanidad, respectivamente. El ministerio de Vivienda desaparece porque ahora mismo es más problemático vender viviendas que comprarlas, y el ministerio de Igualdad desaparece para dejar de darle argumentos idiotas a la derecha.

La noticia en todas las portadas es que Zapatero cambia de Poli Malo. Hasta ahora, ese trabajo correspondía a María Teresa Fernández de la Vega, a la que se le compensa con un mullidísimo sillón en Mayor, 88, pero visto lo que viene por delante se ha decidido poner en su lugar a Alfredo Pérez Rubalcaba, Chemical Al, al que le llevan tirando mierda encima una buena docena de años. Que siga manteniendo su sentido del humor aún después de todo lo que ha pasado le da todos los puntos que necesita para ser el wrestler político del presidente, cosa más que necesaria en los tiempos que corren.

Seguiremos informando.