jueves, 28 de febrero de 2008

No es a Zapatero a quién voy a votar

Estoy en casa con una gastroenteritis vírica (otra más) que ya se me va pasando. Ofrecí a mi jefe acercarme ésta tarde al curro para hacer el turno, pero me ha dicho que ya tengo sustituto y que no hace falta que vaya hoy. Así que aquí estoy, intentando pasar la mañana de la forma más civilizada posible.

Justo cuándo le estaba echando flores a mi estimado amigo Hidalgo por su artículo de hace un par de días, va y me suelta ésto. Y por si fuera poco, pone un enlace a una página web que solicita cienes y cienes de contribuciones tal como esa.

Y no puedo estar más en desacuerdo.

Que nadie me entienda mal: admiro muchísimo a José Luis Rodríguez Zapatero. Encuentro admirable que siendo un tipo de mi edad consiguiese convencer a una agrupación compuesta fundamentalmente de mineros muy cabreados (remember, 1986) para que le hicieran su representante en el Congreso. Encuentro admirable que consiguiera pacificar el saco de gatos que era el PSOE en 2001 y volver a levantarlo como fuerza electoral y de progreso. Encuentro admirable que, teniendo éxito o no, haya mantenido su coherencia e integridad a lo largo de la legislatura. No lo conozco personalmente, pero seguro que es una persona encantadora y de lo más agradable.

Pero a pesar de que su nombre está en la papeleta que voy a depositar el domingo 9, no es a él a quién voy a votar.

Voy a votar al Partido Socialista Obrero Español.

Llamadme friki del sistema parlamentario, pero recordemos que el nombre de Zapatero no va a aparecer en las papeletas de como mínimo 80% de los españoles que van a votar al PSOE. Siento si con ésto estoy en contra de la política de propaganda oficial del partido, pero mi voto no es personalista. Voto por unas ideas.

Voto por la idea de una España que asuma definitivamente el cambio de posición de la religión en su sociedad de la forma más justa y democrática posible: restringiéndola exclusivamente al ámbito privado.

Voto por la idea de una España que, dentro de las obvias limitaciones políticas que impone una economía globalizada y la pérdida de soberanía económica cedida en aras de la integración europea, tenga un gobierno que trabaje por la justicia económica y social.

Voto por la idea de una España que se haga cargo de que no podemos dejar que la UE se convierta en un paladín del neoliberalismo económico, interviniendo en la medida de lo posible para articular mecanismos paneuropeos de Estado del bienestar.

Voto por la idea de una España que asuma definitivamente su federalismo.

Voto por la idea de una España en paz. Voto por la idea de una España sin miedo. Voto por el fin de una política basada en el insulto y la sospecha infundada.

¿Que Zapatero tiene una sonrisa tranquilizadora? Sea. Pero mi voto vale más que eso. Que se enteren en Ferraz.

Seguiremos informando.

8 comentarios:

Pedro l. Corpa Hervás dijo...

segun llegaba yo por el penultimo parrafo encaminado por un "voto por..." me empezaba a pasar algo digno del montaje de una peli de bruckheimer, que la ve un pato y se viene arriba igual... y al final, le he tenido que acabr de leer ya ¡de pie! y queriendo chillarlo al mundo.
Seamos 2, pues los que hemos pensado lo mismo... pero esta claro que se enfoca demasiado a los lideres... (y asi le va a IU, por ello - y por mucho mas, claro)

Mademoiselle Fifí dijo...

Ufff....qué bajón.
Lo de su querido amigo Idalgo me parece poco menos que vergonzoso. Ese chip norteamericano que apuesta por los representantes y no por los partidos me horroriza y no lo entiendo. Lo vote o no lo vote, a mí ZP siempre me ha parecido un bobo.
Pero a parte de esto que no es más que una personalísima opinión.
La definición de político y todo lo que implica, no da pie a inspirarme que apueste por nadie. Un político hace política. y la política es la ciencia oratoria de convencer. A un político puedo admirarlos por su verborrea y su pericia para el debate (uno de mis pasatiempos predilectos), pero jamás apostaré por esa persona cuyo oficio es convencer, "venderte la burra". A mí no me inspiran los sentimientos de los que habla Idalgo ni la sonrisa de mi padre. Esa confianza en la raza humana y sus adalides políticos me hacen sonreir... pero por inocencia y puerilidad. Pobre.
En cuanto a lo del partido. Pues estoy también en desacuerdo. me gusta mucho la política. La sigo en la medida de lo posible aunque solo sea para justificar ese imperfecto proceso que es la democracia. Pero ninguno habla por mí.
Yo no soy "el conjunto de los españoles" de los que habla Rajoy. Él no habla para mí.
Y con el Psoe y el resto de partidos me pasa un poco lo mismo. No son consecuentes, no son coherentes, no son completos, no responden a todo, no son eficaces.
Así que no apuesto por ninguno.
Amigos, es triste, pero yo voto al menos malo. Ya saben cómo es su Mademoiselle Fifí. Disculpen el rollo.
Ósculos cínicos a todos.

Carlos dijo...

Mi querida Mademoiselle: siento que le cruja el miriñaque bajo tanto cinismo. Y, aunque en este post pensaba darle una clase de Ciencia Política, sobre todo en lo concerniente a su definición de ésta. Me voy a limitar a depositar un ósculo proletario y pueblerino en sus empolvadas manos.
Tiene Vd. razón en cuanto a mi "inocencia y puerilidad" y entiendo que no sea algo que quepa en las páginas de Choderlos de Laclos. Pero es que los que estamos en política somos de esa clase de frikis que desean salvar el mundo, no hacerse con él.
Suyo repetuoso:

El Hidalgo.

la reina del hielo dijo...

Ponte bueno Thiago! este y el blog del señor Hidalgo son los únicos que no hacen que me estrese pensar en leer política en un blog!

Frikis del parlamentarismo, uníos!

Mademoiselle Fifí dijo...

http://www.elmundo.es/elmundo/2008/02/28/television/1204201799.html
Este programa de la Sexta me parece que puede ser interesante.
Nada más lejos de mi intención, señor Idalgo, que que se tome esto de forma personal. Pero por favor no me venga con frases New Romantic Proletarian, tipo "salvar el mundo, no hacerse con él". Para eso está Bruce Willis y además suena a dedicatoria de carpeta adolescente. No exponga conceptos tan simples, que los cínicos no somos como el Doctor Muerte. Sólo somos realistas y queremos que nos dejen tranquilos. Nada más.
Muchas gracias por su ofrecimiento de la clase de ciencia política. No la rechazo, pero no se ponga usted tan politólogo. No pretenda definiciones exactas y llenas de matices en un comentario de blog. Por favor...¡qué pereza!
¡Ósculos desde mi lugar de trabajo, camarada! (je, je)

Anónimo dijo...

A TI TAMBIEN TE TENGO FICHADO. CUIDADO CON MI PODER QUE ES INMENSO EN SU INMENSIDAD COMO YA ME COMENTO HANNAH ARENDT EL OTRO DIA EN EL CARREFUOR, MIENTRAS COMPRABA POPOS DE MIEL Y ÑOPOS AZUCARADOS.NO QUIERO SER PUNFLO PERO MI IRA VA EN AUMENTO SEGUN VEO QUE LA VICTORIA SOCIATA PUEDE SER INMINENTE. JAMAS SABREIS QUIEN SOY PERO YO SI SE QUIENES SON VUESTRAS MUÑAS JURRUPIAS.

En el día más brillante, en la noche más oscura,
el mal no escapará de mi vista.
Aquellos que adoran al mal
que teman mi poder,
la luz de Linterna Verde.

PANUFLO PROTECTOR DEL SECTOR 2814.4 38.C

L. dijo...

Hola! Tengo que decir que a mi tambien me ha decepcionado un poco el tono de la ultima entrada del blog de Carlos (que por otra parte es una persona a la que quiero y admiro muchisimo...). Para mi en este momento la decision a tomar es patetica: voto al malo, o al menos malo? Porque Rajoy ni pa'tras, pero ZP ... No se, no me parece que de lugar a tanta pasion desenfrenada.

En todo caso, espero que te pongas bueno pronto. Un abrazo!

Cuervo Blanco dijo...

Thiaguete de mi corazón, te ha vuelto ha quedar una entrada de lo más inspiradora (aunque yo desarrollé un cayo respecto a al retórica en mi etapa ultra-izquierdista). Es por este tipo de proclamas que te considero el mejor blogger del ciber-espacio, porque unes a la convicción los argumentos sin caer en el panfletarismo.

Por otra parte, mando un abrazo enorme a mis muy queridos Hidalgo (magistral, aunque demasiado contenida, su respuesta ante tamañas barbaridades) y Vives, a los que leo por aquí cuando mis abrumadoras ocupaciones me lo permiten. Desde mi punto de vista, el camarada Hidalgo está con lo de la campaña demasiado exaltado, y quizá debería ponerse un poco más argumentador y menos retórico.

Yo no voto a los líderes, pero también me cuesta hacerlo a las ideas. Me suelo decantar por las acciones, y aunque el PSOE haya hecho en estos años unas cuantas cosas admirables, lo cierto es que ha cometido más de una cagada imperdonable (como no meterle mano en serio al tema de la vivienda, ¡que cómo están los precios!). Por ello, aún no tengo nada claro mi voto...

En fin, encantado estoy de que, de esta manera tan sincera, me sigan informando. ¡Salud camaradas!

PD: ¿Hasta aquí llega la excelsa luz del mayor fan de Guy Gardner? Un abrazo enorme a tí también, póngido implosionado.