miércoles, 25 de marzo de 2009

Cascotes (VIII)

¡Que ya voy, copón! En serio, me alegro de tener lectores tan entusiastas que me recuerdan constantemente que tengo que ponerme con el blog. En todo caso, hago saber que estoy incubando algo gordo y que estoy zombi absoluto. En consecuencia, aquí van unos cuantos cascotes de la Ruina Imponente:

La izquierda en Israel ha muerto. Dead. Finita. Kaputt. Tantas ganas tiene Ehud Barak de que no le quiten el sillón de ministro de Defensa que ha aceptado formar parte de un gobierno que, posiblemente, va a lanzar bombas nucleares a alguien. Como es habitual en Israel, donde forma un partido político cualquiera que pueda juntar a diez colegas y una sala de juntas, habrá un fraccionamiento del laborismo, uno más. El problema es que no hay nadie que se pueda poner a la cabeza de un proyecto de izquierdas en Israel. Nadie.

Salir de Kosovo, como ya he dicho antes, no es mala idea. El problema es que cada hora que pasa más aumenta la impresión que de que la retirada fue una idea que se le ocurrió a la ministra de Defensa en el avión de ida a Prishtina. En fin, una nueva metedura de pata del Ejecutivo, al que parece que le lleva las relaciones públicas su peor enemigo.

Seguiremos informando.